Para llevar a cabo el negocio de las empresas necesitan préstamos que deben tener características diferentes en función de la finalidad para la que se le pide
Pequeñas y medianas empresas, profesionales independientes, autónomos y grandes empresas necesitan atraer financiación a corto plazo para satisfacer las necesidades de liquidez, demasiado repentino, que puedan surgir en el desempeño de una actividad comercial.

¿Cuáles son los préstamos a corto plazo?

Esta categoría incluye los préstamos con un vencimiento de no más de 18 meses y los llamados “préstamos a revocar” o nunca terminan pero pueden ser revocados por el Banco en cualquier momento con la consiguiente obligación del deudor para devolver en un tiempo muy corto las sumas desembolsadas.

Podemos dividir este tipo de préstamo, en préstamo bancario real (apertura de crédito en cuenta corriente, avance garantizado y subvenciones) y la factorización de crédito (descuento bancario, avance sbf y factoring).

En el caso de la factorización de crédito, a diferencia de los préstamos bancarios reales, en la que el banco hace un pago de dinero con respecto a su cliente que es la única persona que debe pagar la deuda, el pago se realiza a través de un tercero que proporciona  el pago de una deuda del cliente afiliado del Banco.

Préstamos a corto plazo

Apertura de crédito a cuenta corriente o sobregiro  

Avances garantizados: Se trata de un préstamo a corto plazo asegurado por la garantía o un embargo sobre los bienes o valores (anticipación de compromiso). En el caso de bienes inmuebles la garantía es con la entrega al acreedor de las cosas o del documento (despojo) que da la exclusiva disponibilidad de los muebles, en el caso de los préstamos, la garantía es con escritura y con la notificación al deudor del crédito dado en garantía o con la aceptación de un deudor con fecha de escritura del aval. Se constituye la prenda de instrumentos financieros – además de un documento escrito – incluso con el registro de cuentas del Banco. La anticipación garantizada puede ser en forma de un anticipo en cuenta corriente si el Banco otorga al cliente una línea de crédito que el cliente puede utilizar varias veces pero reintegrando la disponibilidad inicial a través de retiros subsecuentes, o anticipo de plazo fijo si se otorga una suma sobre la que se calcula de antemano los intereses por la duración de la operación, con independencia del uso real.
Subvención cambiaria: Son préstamos contra un pagaré emitido por el cliente hacia el Banco proporcionando la financiación. El monto del préstamo es el ingreso neto obtenido en el descuento de la letra de cambio. El Préstamo no es asistido por la garantía, la única ventaja para el Banco es conseguir un título para implementar una acción para la recuperación de la demanda en caso de que no se aceptará la fecha de vencimiento del título.

Desinversiones de crédito

Las empresas pueden obtener liquidez inmediata a través de desinversiones de crédito en lugar de esperar hasta la expiración natural de los créditos derivados de la empresa.

La operación consiste en la transferencia de crédito al banco, que puede ser vendido como recurso, en el que el sujeto recuerda, el ​​que cede el crédito, tiene la obligación con la entidad bancaria, en el caso de que al vencimiento del deudor se absuelve de la obligación o queda sin recurso, el que vende el crédito queda completamente relevado de la obligación y el banco renuncia a cualquier reclamación contra él.

Descuento Bancario: Este es un contrato por el cual el Banco anticipa al cliente el importe de una reclamación contra terceros aún no vencido. La operación se realiza a través de la venta del crédito final (recurso), en caso de incumplimiento por el deudor, el cliente debe devolver el importe total por adelantado. El importe del anticipo es la cantidad de crédito deducido con el interés y una cantidad máxima que está previamente establecida definiendo de antemano la cantidad del Banco presentable. La propia naturaleza de la operación que hace el banco central tiene un carácter rotatorio, se reconstituye la disponibilidad original cada vez que los efectos llegan a su fin.

Avance de cartera con buen final: Consiste en abonar a la cuenta una cantidad igual al valor nominal de los créditos por ventas que se presentan para, la moneda postergada y la fecha de vencimiento del mismo. El cliente puede utilizar las sumas puestas a disposición por el Banco pero en este uso será obligado pagar gasto por intereses ya que producirá un giro en descubierto. Técnicamente confiable.